La movilidad como servicio encuentra su aliado en el alquiler flexible

El mundo de la movilidad corporativa está atravesando fuertes cambios. Los principales actores de este ecosistema están cambiando su oferta de servicios para dar respuesta a las nuevas demandas de los clientes. Algunas modalidades de uso de vehículos desempeñarán un papel clave en la configuración de la nueva era de la movilidad. Te comentamos en esta nota las principales tendencias y sus beneficios.

Previsibilidad versus adaptabilidad

La compra, que es y ha sido en muchas grandes empresas del mundo, el modo de adquisición preferido a la hora de disponer o renovar la flota corporativa, genera una mayor previsibilidad en torno a la disponibilidad de los vehículos. La adquisición de una flota pone foco en el automóvil como un activo de la compañía, del cual habrá que cuidar su depreciación, entre otros factores. 

El alquiler flexible es una propuesta diferente. Ofrece una amplia variedad en términos de marcas y modelos, automóviles en perfecto estado y permite a las compañías acceder a un modelo de movilidad con mayor adaptabilidad en términos de disponibilidad. El foco de esta modalidad está en el uso, no en la propiedad.

Un cambio de paradigma: de propietarios a usuarios

A nivel mundial, ya se puede observar la tendencia de la movilidad como servicio, lo que implica el paso de propietarios a usuarios.

Su aparición se puede justificar por varios motivos, pero el principal es una nueva preferencia social: los nuevos usuarios de movilidad están menos interesados en ser propietarios de vehículos, y privilegian en cambio los servicios y beneficios asociados. En este segmento, el uso de la movilidad es clave, por ello eligen servicios como el las plataformas de movilidad (Uber, Cabify) y la movilidad compartida. 

Otra de las causas de la movilidad como servicio surge a causa de la pandemia de Covid, que impulsó el crecimiento del teletrabajo, y una fuerte disminución de traslados diarios de las personas a las compañías. El trabajo virtual se ha convertido en factor permanente en las políticas de movilidad corporativa, lo que se traduce en flotas corporativas más pequeñas, menos vehículos de empresa y una mayor demanda de alternativas de movilidad. 

La tercera razón por la cual el modelo de uso ha tomado protagonismo es por su adaptación de la oferta a entornos económicos volátiles, en especial en países como Argentina.  En escenarios donde es más probable que los proyectos y contrataciones sean temporales, las empresas grandes o pequeñas no están dispuestas a comprometerse con contratos de vehículos a largo plazo. 

La colaboración, factor preponderante en el modelo flexible

La nueva propuesta de movilidad centrada en el uso, tiene un fuerte enfoque en el cliente y sus demandas. Dentro de esta modalidad se encuentra el alquiler flexible.

Gracias a propuestas como el Alquiler Flex, cualquier empresa que necesita armar una estrategia de movilidad más amplia, flexible y eficiente, alquilando vehículos on demand, e invirtiendo en ello sólo cuando se necesita.

El alquiler flexible permite poner foco en tu negocio y dejar en manos expertas la gestión de tus necesidades de movilidad, gracias a una opción segura y efectiva para dar respuesta a proyectos temporales, actividad estacional o movilidad temporal de empleados.

Disponibilidad de entrega inmediata, un automóvil en perfecto funcionamiento siempre, una tarifa mensual fija con óptima relación precio / prestaciones, servicios incluidos (mantenimiento, seguro, cambio de neumáticos, asistencia 24/7) y devolución sin costo adicional ni penalización por cancelación anticipada hacen de esta modalidad la preferida de muchas empresas.

¿Alquiler de corto, mediano o largo plazo?

Cuando una compañía piensa en opciones de movilidad, los plazos de uso pueden condicionar la elección de la modalidad más conveniente.

El alquiler flexible es ideal para el corto y mediano plazo, para negocios cuyo volumen de actividad es estacional, tienen un volumen de trabajo o demanda fluctuante, están en rápido crecimiento y necesitan ampliar su flota rápidamente.

El renting en cambio, es un modelo de alquiler de mediano y largo plazo, y por ello, es la modalidad favorita de negocios cuya actividad y necesidades de movilidad sean bastante más predecibles.

¿Pensaste en estas formas de movilidad para tu empresa?